En este artículopublicado en The Economist  en abril de 2012, y traducido por Diario Libre, predicen una tercera Revolución Industrial, basada en el cambio del modelo de  producción actual hacia un modelo donde los productos se diseñarán en los ordenadores de casa y las personas podrán imprimir sus productos en máquinas de impresión 3D en sus propias casas.

La factoría del futuro se concentrará en la personalización masiva. Ya hemos visto la importancia que va cobrando la personalización en muchos productos, donde son los clientes los que sugieren el producto final y también pueden participar en su diseño: Diseñar tus zapatillas deportivas, fabricar tu bikini, etc. En el caso de esta Tercera Revolución Industrial que se plantea, la personalización será masiva en tanto en cuanto el consumidor producirá/imprimirá sus productos desde casa: “El diseño digital puede ser ajustado con unos cuantos clics del ratón”.

Los cambios que este nuevo paradigma traería serían notables:
–    nuevos materiales y tecnologías: fibra de carbón, nanotecnología
–    cambios en la cadena de suministros: siempre podrían conseguirse piezas que faltan en un artículo
–    cambios en el comercio internacional: menos importación
–    los servicios cobran aún más importancia: diseño
–    necesidad de alta cualificación de los trabajadores
–    …

Pero también surgen muchas dudas:
–    ¿todos los productos son susceptibles a este tipo de producción?
–    ¿qué parte de la población mundial tendrá acceso a estas máquinas?
–    ¿cómo repercutirá este aumento extraordinario de la productividad en el reparto de la renta entre capital y trabajo?
–    ¿cómo superarán las empresas pequeñas las barreras tecnológicas de entrada a este nuevo modelo?
–    …