En el segundo trimestre de este año los trabajadores por cuenta propia han crecido en 12.400 activos, según los datos de la EPA publicados por el Instituto Nacional de Estadística. El número de trabajadores por cuenta propia, o autónomos, es de 3.026.700, frente a los 3.014.300 del primer trimestre del año, lo que supone un aumento de 12.400 autónomos más. Aunque la variación con respecto al mismo trimestre del año pasado arroja una déficit de 52.200. La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos valora estos datos como positivos, pero advierte de que el aumento sigue siendo insuficiente y mucho menor del esperado.

Los datos sólo vienen a confirmar lo que UPTA ha venido repitiendo en los últimos meses, y es que las personas desempleadas en España contemplan la opción del autoempleo como una de las pocas formas de acceder al mercado de trabajo en este periodo. El secretario general de la Organización, Sebastián Reyna, asegura que “es necesario seguir potenciando la actividad emprendedora para por lo menos poder atacar el desempleo por esta vía”. El apoyo desde las instituciones y sobre todo el acceso al crédito serán fundamentales para consolidar las nuevas actividades económicas y de esa forma posibilitar que los nuevos trabajadores autónomos puedan acometer también nuevos procesos de contratación.

Aún así, hay que destacar que este dato contrasta una vez más con los registros de la Seguridad Social, que llegan en este trimestre a los 3.115.747.  “Lo que demuestra que puede haber un número más que importante de autónomos que, aunque siguen pagando sus cuotas de Seguridad Social para evitar perder sus derechos consolidados, sin embargo no mantienen una actividad continuada”, explica Sebastián Reyna. La diferencia entre los datos que arroja la EPA y los que registra la Seguridad Social asciende a poco más de 89.000 trabajadores autónomos.

En general, la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos pide prudencia a la hora de valorar estos datos. “Las cifras demuestran la debilidad de la evolución del trabajo por cuenta propia, que no llega a repuntar, teniendo en cuenta la inestabilidad de la actividad económica, la debilidad del consumo y la escasez de crédito”, subraya Reyna.