La Tasa de Actividad Emprendedora (TEA) se situó en la Comunidad Foral en el año 2017 en el 4,8%, según los últimos datos del Informe GEM (Global Entrepreneurship Monito), lo que supone un incremento de un punto porcentual respecto a la de 2016. La TEA estatal también creció respecto al año anterior y alcanzó el 6,2%.

Esta TEA, que refleja el porcentaje de la población de 18 a 64 años involucrada en actividades emprendedoras en fase inicial (hasta tres años y medio de actividad), es la segunda mayor en nuestro territorio desde 2009, año en el que se produjo una caída del emprendimiento causada por la crisis económica de 2008. Además, sus dos componentes – la tasa relativa a las iniciativas nacientes (que no sobrepasan los tres meses de existencia) y la relativa a las iniciativas nuevas (entre tres meses y tres años y medio)- se han visto incrementados respecto al anterior ejercicio.

El porcentaje de personas propietarias de negocios consolidados (aquellos de más de tres años y medio de vida) alcanzó el 7,8%, una cifra mayor a la observada a nivel estatal, que fue del 7,0%. A escala internacional, este indicador está únicamente por debajo del de Suiza (10,5%) y Países Bajos (8,6%), y por encima de países como Inglaterra (6,7%) o Irlanda (4,4%), que presentan altos niveles TEA. Este dato apunta, como se refleja también en anteriores ediciones, a que la calidad del emprendimiento en la Comunidad Foral es alto, ya que un porcentaje elevado de nuevas iniciativas empresariales logra sobrevivir a lo largo del tiempo.

Asimismo, el estudio revela que sigue prevaleciendo en Navarra, al igual que en otros países y regiones desarrolladas, el emprendimiento por oportunidad frente al emprendimiento por necesidad. Así, contamos en nuestra comunidad con aproximadamente una persona emprendedora en fase inicial por necesidad por cada tres por oportunidad.

Desde el punto de vista de la perspectiva de género, si bien entre las personas emprendedoras potenciales y consolidadas predominan los hombres (55,8% y 53,8% respectivamente), existe una mayor proporción de mujeres en la categoría de iniciativas empresariales con menos de tres años y medio de existencia (56,2%).

Por otro lado, los informes GEM Navarra de los últimos años han puesto de manifiesto una mejora en la formación específica para emprender de las personas que emprenden. En concreto, en esta edición, el 59,6% de los emprendedores y emprendedoras potenciales y el 54,2% de quienes cuentan con iniciativas de menos de tres años y medio de vida tienen formación para emprender.

Las nuevas empresas son microempresas con predominio de las entidades con un solo trabajador o trabajadora (autoempleo). Sin embargo, el 51,1% de las personas encuestadas espera crecer entre 1 y 5 personas empleadas en los próximos cinco años, y un 7,8% (porcentaje que fue del 3,3% de 2016) aspira a crecer entre 6 y 19 personas.

Además, en esta edición también se observa un cambio de tendencia en las empresas completamente innovadoras, que pasan de un 3,1% en 2016 a un 8,8% en 2017.

En relación a la población que considera que existen buenas oportunidades para emprender en nuestro territorio, el informe destaca que se rompe la tendencia decreciente del año anterior y su porcentaje se sitúa en un 31,7%, lo que supone un aumento de casi siete puntos respecto a 2016.

Sobre el proyecto GEM

GEM (Global Entrepreneurship Monitor) es un observatorio internacional que con carácter anual analiza el fenómeno emprendedor. Su actividad se inicia en el año 1999 de la mano de London Business School y Babson College, y se viene plasmando en Informes de ámbito global, nacional, regional y local gracias al Consorcio de equipos de investigación pertenecientes a los países que lo integran.

La Universidad Pública de Navarra (UPNA), el Institute for Advanced Research in Business and Economics de la misma universidad y la sociedad pública Centro Europeo de Empresas e Innovación de Navarra (CEIN), con la colaboración del Gobierno de Navarra, elaboran en Navarra el informe GEM.

Suscríbete al sistema de notificaciones