Ya han aparecido en esta web noticias anteriormente que hablan de tendencias colaborativas. Hemos hablado del crowdfunding, o la posibilidad de financiar un proyecto  mediante pequeñas aportaciones de usuarios a través de internet. También hemos tratado el consumo colaborativo (crowdbuying) donde distintos usuarios comparten el uso de un mismo bien (spotity, zipcar, etc.). Respecto a la innovación, han surgido nuevas metodologías como el design thinking (y procesos crowdcreating), donde participan grupos heterogéneos de personas en el diseño tanto de productos como de modelos de negocio. Posiblemente también os sonarán conceptos como el crowdsourcing (externalizar tareas que antes hacía un empleado, a una masa de gente) o el coworking ( cuando distintos profesionales comparten una oficina para trabajar fomentando la colaboración, el trabajo en un espacio comunitario y multidisciplinario y el networking).

Lo que tienen en común todos estos conceptos son el crowd o la multitud. Como humanos siempre hemos estado conectados en redes y la colaboración es un valor intrínseco. Sin embargo, es obvio que las redes sociales y las actitudes colaborativas se han impulsado con la masificiación de la tecnología y el acceso a ella, así como por todos los espacios de participación y opinión que se han creado en Internet. Entendiendo lo que este tipo de cambios implica: rapidez o hasta instantaneidad, cambios de roles, etc.

¿Cómo encaja la empresa en este nuevo esquema? Desde luego, es parte de esta nueva cultura pero sobre todo sería interesante buscar fórmulas para no solo ser parte sino aprovechar las oportunidades que esto pueda otorgarle: opiniones de consumidores, creación compartida, innovación mediante grupos heterogéneos (usuarios, proveedores, aliados, etc.). No es solo una cuestión de estar o no en Internet o en las redes sociales como un mero canal de comunicación, se trata de una nueva cultura a la que habrá que adaptarse poco a poco.

En “Laboratorio de Tendencias, están a punto de publicar su siguiente libro “Manifiestocrowd”, que pretende analizar de donde procede esta inteligencia de las multitudes, cómo se puede poner en marcha y aprovechar y cómo esto afecta a las organizaciones en general, y a las empresas en particular.

Aquí podéis leer sus reflexiones sobre el tema:
Manifiestocrowd: La empresa y la inteligencia de las multitudes

“Incorporar el crowd en el ADN de las organizaciones será vital para
desarrollarse en el nuevo ecosistema social que plantea nuevos retos a
la actividad económica, empresarial e innovadora. Los mercados son
todavía conversaciones…. pero cada vez más de multitudes inteligentes
que no solo opinan, sino que quieren co-decidir, co-crear, co-consumir.
Si a los consumidores solo les pedimos que nos compren, los perderemos,
nos empobreceremos y nos desviaremos del nuevo manantial de la
innovación: la inteligencia colectiva.”