En los últimos artículos de la web Infonomía, distintos profesionales del mundo empresarial hablan de la innovación centrándose en aspectos distintos, pero entre todos van definiendo la actitud que debemos tener para abrir la mente y ser capaces de pensar diferente e innovar:

El objetivo es el consumidor

Eric Joachimsthaler en  Ver lo evidente explica que muchas empresas tratan de innovar desde una perspectiva anticuada: “Muchas empresas están convencidas de que innovar es perfeccionar sus actividades en el campo comercial, tecnológico o de producto”. “Otras veces, las empresas creen que innovar es tener una idea, aunque todo el mundo puede tener una idea y eso no significa que vaya a hacerse realidad o pueda repetirse.”

Contra más información, mejor

Pero para conocer a las personas necesitamos observarlas y analizar información. Y a veces, la sobrecarga de información del mundo digital puede ser un problema. De esto habla David Weinberger en su libro Everything is miscellaneous, aunque él opina que “en el mundo digital, cuanto más desorden aparente, más orden se genera”.

“El desorden contiene una información que las empresas necesitan; estrechar las miras quizá aporta eficiencia, pero no es un paso muy inteligente”. “Si se estructura y ordena la información de manera que quede perfectamente clara y en su sitio, se acaba perdiendo una gran cantidad de datos. Eso perjudica a la propia empresa en todos los sentidos, incluyendo su habilidad para innovar, ya que la innovación por lo general se produce en el desorden de la interacción de las ideas.”

Vida fuera del trabajo, pasión y acción… pero con tiempo para innovar

Además, Matt Kingdon opina que La innovación requiere un cierto grado de ira:

“La gente debe tener una perspectiva externa, una vida fuera del trabajo. La pasión está relacionada con el hecho de que, en la innovación, nunca sabes adónde va a ir a parar un proyecto. Nunca sabes cuánto vas a tardar con esto o aquello; si no sientes auténtica pasión por algo, no vas a pensar sobre ello en la ducha. El amor implica que estamos dispuestos a ver las cosas desde la perspectiva de otra persona antes que desde la nuestra, y estamos preparados para decir la verdad a la gente a fin de ayudarles, en vez de intentar ocultarla. Y acción significa que la creatividad por sí sola es bastante inútil. La innovación no es creatividad, sino que es creatividad más acción.”