La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) analiza en un informe la evolución en la última década del perfil del colectivo autónomo, en el que destaca que en junio de 2008 se contabilizaron a escala estatal 3.418.761 personas autónomas y, en junio de 2017, las personas dadas de alta fue de 3.256.066, datos que arrojan un saldo negativo.

En la última década, apuntan, se perdieron 400.000 autónomos en los primeros años, de los cuales se han recuperado dos de cada tres, un incremento en el que las mujeres llevan la iniciativa de la recuperación. En junio de 2017 había 39.715 autónomas más que en junio de 2008, un incremento del 3,6%. Un dato significativo si recordamos que los autónomos varones aun arrojan un saldo negativo del 8,8%. Es decir, las autónomas ya son el 35,4% del total de autónomos, y subiendo, subrayan desde la entidad.

Por otro lado, en 10 años hay un 5,2% más autónomos societarios. De los 1.197.595 que había en junio de 2008, hemos pasado a 1.259.400, lo que supone un incremento de 61.805 personas. El autónomo persona física pasa de representar el 65% de los autónomos a ser el 61,3%.

ATA también detalla cómo, atendiendo a los años que los autónomos llevan al frente de sus negocios, se ha reducido la mortalidad de sus actividades ya que dos de cada tres autónomos (el 66%) tienen más de tres años de antigüedad, y uno de cada dos (el 54,5%) lleva más de cinco años al frente de su negocio a fecha de junio de 2017, mientras que en 2008 eran el 63,4%.

En junio de 2008, el 14,8% de los autónomos llevaban de 1 a 3 años frente a su actividad, frente al 18,4 que se registran en junio de 2017, que implica un incremento del 11,9% al que hay que sumar el del 3,1% más de los autónomos que llevan de 3 a cinco años al frente de su actividad.

Asimismo, el informe precisa que se fortalece el perfil de los autónomos, ya que se ha incrementado su edad. En junio de 2008 el 43% de las y los autónomos tenían entre 40 y 54 años, y el 23,2% más de 55, mientras que en junio de 2017 ambos registros han incrementado dos puntos porcentuales. Se ha reducido sensiblemente el porcentaje de autónomos españoles que tienen menos de 40 años, que ha pasado de ser el 33,8 de los autónomos persona física al 28,4%.

El porcentaje de autónomos persona física que tenía algún empleado a su cargo ha pasado del 20,2% en 2008 al 22,2%. 443.439 autónomos persona física tienen en total casi un millón de empleados (913.078 asalariados).

Los autónomos nacidos en otros países y que ejercen su actividad en España dados de alta en el RETA también han aumentado en una década el 11,4%, lo que les otorga una representación del 9,5% sobre el total de autónomos persona física.

Por sectores, ATA destaca que, a pesar de que uno de cada cuatro autónomos persona física (el 23,4%) se encuadra en el comercio, seguidos por los autónomos de la agricultura (11,7%) y construcción (10,8%), son los sectores profesionales los que han avanzado en estos diez años.

Así, sumando profesionales como los que se dedican a las actividades inmobiliarias (que se han incrementado en un 60%), a la educación (en un 56%), a la información y la comunicación (+14,6%), a las actividades sanitarias (+41%) o a actividades profesionales, científicas y técnicas (+36%), etc., el perfil de los autónomos, ha ido cambiando en una década y cada vez se dedica menos a los sectores tradicionales y más a nuevos negocios y nichos de mercado.