Según datos de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de Navarra (UPTA NAVARRA), de los 47.655 autónomas y autónomos de la Comunidad Foral, 33.500 (el 70%) llevan con el negocio funcionando más de 5 años; 14.200 están en el mercado desde hace menos de 3 años; y 3.550 aún no han cumplido el año de vida.

Otro dato apuntado por UPTA y que consideran de “especial preocupación” es “la alta fluctuación de entradas y salidas del régimen especial de trabajadores autónomos (RETA) puesto que en este pasado trimestre se han producido 2.994 altas y han abandonado su actividad 2.590 autónomos, con lo que en términos netos hemos bajado prácticamente un centenar de actividades económicas”, indican.

Asimismo, consideran que “en el mes de abril la tendencia ha cambiado produciéndose 995 altas frente a las 700 bajas producidas”.

Para Natalia Moriones, responsable de UPTA Navarra, estos datos marcan claramente la alta siniestrabilidad y mortalidad de los negocios que, sin tener todos los elementos necesarios para su supervivencia (formación profesional, experiencia en el sector, estudio y realización de una planificación empresarial exhaustiva ) no consiguen superar los dos primeros años de vida.