Javier Megías ha publicado un artículo que es interesante para compartir.

Una vez que nos hemos decidido y hemos emprendido nuestro negocio, le  dedicamos todas las horas del día. Por un lado es lógico puesto que de ello depende nuestro sustento, pero por otro, no quiere decir que por tener jornadas maratonianas seamos más productivos ni que hagamos llegar mejor nuestra propuesta de valor a los clientes .

Hay veces que es necesario tomar un poco de perspectiva para  poder examinarnos y de esta manera saber desconectar el tiempo mínimo y
necesario para retomar nuevamente la actividad con esa frescura y ganas del comienzo, pero a la vez de tomar contacto (o por lo menos no perderlo)  con la otra realidad, la que llena el resto de horas del día en las que no trabajamos. Somos nosotros quienes llevamos la rienda de nuestro negocio y no al revés.

Adjuntamos el  enlace para que puedas leer el artículo.