Una nueva ordenanza municipal que se prevé entrará en vigor el próximo
verano, permitirá a los locales abrir sin licencia de apertura, de forma
que el Ayuntamiento, al contrario que lo que se hacía hasta ahora,
ejercerá el control a posteriori y algunos locales podrán abrir con solo
una comunicación previa. De esta forma, los negocios ahorrarán de dos a
tres meses en el proceso de tramitación.

Noticia completa del Diario de Noticias:

Quienes quieran abrir un comercio en Pamplona tendrán que superar en
breve un obstáculo menos. El Ayuntamiento simplificará en los próximos
meses los trámites para poner en marcha
un negocio, dando la posibilidad de abrir las puertas del mismo sin
licencia de apertura, un requisito que se exigirá ahora posteriormente.
Desde el Consistorio se estima que los comerciantes se ahorrarán de esta
manera entre dos y tres meses. Una vez superados los trámites
administrativos previos, la medida entrará en vigor en unos tres meses,
con lo que en verano podría ser de aplicación.

Esta novedad se recoge dentro del borrador de la nueva
ordenanza municipal reguladora del procedimiento de puesta en
funcionamiento de actividades inocuas. Atendiendo a la nueva regulación,
desde dentro de unos meses los nuevos negocios seguirán dos tipos de
vías de cara a su apertura dependiendo de las circunstancias. En primer
lugar, en el caso de que se trate de un comercio que realiza una
actividad equivalente o similar a la ya autorizada y de que las obras
que se hayan realizado hayan sido mínimas (no hayan requerido licencia
de obras), solo será necesario una comunicación previa dirigida al
Ayuntamiento. Es decir, siguiendo el ejemplo que el propio concejal de
Urbanismo utilizó ayer, si en el local en el que se encontraba una
antigua zapatería se desea abrir una tienda de complementos, bastaría
con comunicar al Ayuntamiento la nueva apertura. El procedimiento se
denomina comunicación previa y consiste en rellenar un impreso.

En segundo lugar, existe otro procedimiento, la denominada
declaración responsable, que se aplicará en tres supuestos. Por un lado,
se exigirá en caso de que se hayan realizado obras de adecuación
sustanciales que hayan requerido licencia de obras, aunque la actividad
sea igual o equivalente. Además, se pedirá la llamada declaración
responsable para actividades distintas a las previamente autorizadas,
aunque no se hayan producido obras. En tercer lugar, evidentemente
tendrán que seguir esta vía las actividades distintas a las previamente
autorizadas en las que, además, se hayan realizado obras de adecuación
del local. Por esta vía, la persona que pretenda poner en marcha la
actividad deberá presentar un certificado y diferente documentación en
la que se acredita qué obras se han realizado.

La diferencia con los trámites que hasta ahora debían seguir
quienes iniciaban una nueva actividad es sobre todo que la licencia de
apertura se exige ahora a posteriori, ahorrándose ese periodo de entre
dos y tres meses. El control que el Ayuntamiento ejercerá sobre
cualquier actividad que se ponga en funcionamiento mediante comunicación
previa o declaración responsable se ejercerá tras la apertura de la
nueva actividad. La portavoz de UPN, María Caballero, señaló que la
intención del equipo de gobierno es incrementar las “iniciativas
empresariales y generar empleo”. La ordenanza será de aplicación a las
actividades inocuas, aquellas que no son susceptibles de alterar las
condiciones o producir riesgos al medio ambiente.