El papel social de las empresas, ya sean grandes o pequeñas, es una realidad que no podemos dejar de lado. Más aún en estos años de crisis económica (y de sistema, de sociedad, de valores, medioambiental…) en los que el emprendimiento social es una alternativa que se está generalizando.

Las motivaciones que nos llevan a crear una empresa han variado últimamente, y también proliferan las personas que creen que hay que buscar nuevas formas de gestionar las empresas y su relación con el entorno. Cobran valor, en este sentido la importancia de los tejidos empresariales locales, el emprendimiento como búsqueda de un empleo y como intento de crear empresas de otro tipo, las empresas pequeñas, de barrio, cercanas a las personas y en contacto con su entorno, que creen valor en la sociedad a la que pertenecen. También nos cuestionamos más que antes el reparto del poder y de la riqueza en las empresas: los ratios salariales dentro de una entidad, las formas de participación y decisión que tienen los trabajadores/as en el proyecto, la información que tienen de su empresa, etc.

Si queremos crear una economía diferente, que tenga más en cuenta a las personas, el medioambiente y el entorno, es fundamental que comencemos por plantearnos los valores que queremos que respete nuestra empresa, aplicando acciones concretas para garantizarlos.

En este sentido, es interesante la auditoría social que  se auto-realizan las empresa o entidades sociales que pertenecen a REAS (Red de economía alternativa y solidaria) para garantizar de forma medible su impacto social externo e interno, y para ser transparentes en su gestión.

Aquí podéis ver un informe de los indicadores de auditoría social de REAS Euskadi para 2011, que muestra una larga batería de medidas como algunas que mostramos abajo:

–    % de puestos de trabajo con responsabilidad ocupados por mujeres
–    Nº reuniones informativas a trabajadores/as
–    % de asistencia a las Asambleas/Patronatos/Juntas Generales
–    % de contratos indefinidos respecto al total de puestos de trabajo
–    % de diferencia entre el salario más alto y el más bajo de la entidad
–    nº de actos de conciliación a los que se cita a la entidad
–    Consumo en energía eléctrica por persona trabajadora
–    nº de medidas medioambientales introducidas durante el último año
–    Nº de Redes Sociales en las que participa la entidad
–    Nº de convenios de colaboración
–    …