El Gobierno de Navarra ha aprobado en su sesión de hoy un decreto foral por el que adapta los currículos de dieciséis ciclos de grado superior de Formación Profesional (FP) al objeto de mejorar la capacidad emprendedora de los estudiantes que cursan estos estudios.

La principal modificación consiste en que el módulo de Empresa e Iniciativa Emprendedora, que hasta ahora se impartía en el primer curso de los ciclos formativos, pasa al segundo, que es cuando el alumnado tiene un conocimiento más fundamentado del sector profesional en el que va a desarrollar su actividad.

Los títulos afectados son aquellos cuyos currículos fueron aprobados con anterioridad al 1 de enero de 2012. En concreto, son los títulos de técnico superior en laboratorio de análisis y de control de calidad; procesos y calidad en la industria alimentaria; educación infantil; proyectos de edificación; eficiencia energética y energía solar térmica; energías renovables; construcciones metálicas; programación de la producción en fabricación mecánica; diseño en fabricación mecánica; automoción; administración de sistemas informáticos en red; desarrollo de aplicaciones multiplataforma; desarrollo de aplicaciones web; mantenimiento de instalaciones térmicas y de fluidos; sistemas electrotécnicos y automatizados, y dirección de cocina.

Asimismo, el decreto aprobado hoy reordena, en los casos necesarios, las secuencias y las distribuciones horarias de los módulos que integran los títulos afectados.

Para el próximo curso se pretende actualizar, con el mismo objetivo, los currículos de los títulos de FP de grado medio.

Contenido del módulo de iniciativa emprendedora

El módulo de Empresa e Iniciativa Emprendedora tiene por objeto desarrollar entre los estudiantes de ciclos formativos los conocimientos empresariales y las aptitudes y actitudes esenciales para el emprendimiento, como la creatividad, la iniciativa, la tenacidad, el trabajo en equipo, el conocimiento del riesgo y el sentido de la responsabilidad.

Algunos estudios europeos señalan que entre el 15% y el 20% de los estudiantes que participan en un programa de miniempresas en la enseñanza secundaria crean después su propia empresa, un porcentaje entre tres y cinco veces mayor al que se registra entre la población general.

El módulo se enmarca dentro de una línea estratégica del Departamento de Educación que pretende potenciar el emprendimiento en todas las etapas educativas y, especialmente, en el alumnado de FP, entre las que se encuentran el desarrollo de nuevas metodologías y la aplicación de herramientas utilizadas en el mundo real de la empresa, con proyectos como Équilicuá e Ideación.